Milagro que Protege de Apoplejía, Ataque Cardiaco, Cáncer y Mejora la Digestión

Para los que no lo conocen, la Col Agria, también conocida como Chucrut  es un vegetal milagroso que merece su lugar de honor en nuestra nutrición, debido a sus numerosos beneficios para la salud.   Se prepara con hojas de col cocidas en sal y fermentadas a través de esta cocción.

Sin embargo, más allá de ser un ideal acompañamiento para una buena salchicha alemana con mostaza,hay algunas cosas más que debemos saber sobre el chucrut pues, al parecer, es sanísimo.

Probiótico natural

Durante el proceso de fermentación de la col, se multiplica la presencia de bacterias lácticas que naturalmente viven en las hojas. Estas bacterias producen ácido láctico y es lo que les otorga capacidad conservante, ya que desempeñan una gran actividad antimicrobiana.  Esta es la razón por la que debemos comer col agria para restaurar la flora intestinal después de tomar antibióticos.

Excelente fuente de vitamina C

En la antigüedad los marineros  utilizaban este ingrediente en sus largas travesías para la prevención del escorbuto – una condición que se desarrolla si no tiene suficiente vitamina C en su organismo.

Es genial la prevención del cáncer

Este vegetal es rico en isotiocianato que tiene efectos anticancerígenos. También es rico en glucosinolatos que activa las enzimas y flavonoides en el cuerpo humano.

Col Agria para la salud del corazón

La fibra reduce el riesgo de accidente cerebrovascular, ataque al corazón, regula el nivel de colesterol malo en la sangre, es muy bueno para la salud del cerebro y del corazón. El chucrut es extremadamente rico en fibra por lo que este es el alimento perfecto para las enfermedades que hemos mencionado anteriormente y muchas otras.

Fortalece los huesos

El Chucrut es protector natural contra la osteoporosis, ya que está lleno de minerales importantes para la salud ósea. Este vegetal es rico en vitamina K, que es esencial para el crecimiento del hueso.

Receta Para Chucrut Casero

Ingredientes:
  • 1 col o repollo verde mediano, cortado en tiras finas
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla pequeña, cortada en rodajas finas
  • 1/2 taza de agua (si te gusta picante, utiliza menos)
  • 1 1/4 taza de vinagre
  • 1 cucharada de sal
Preparación:

En una cacerola, calienta aceite de oliva a fuego medio-alto. Agrega la cebolla, revolviendo constantemente.  Cuando la cebolla ya esté blanda y transparente, añade el repollo, el vinagre, el agua y la sal.

Cubre con la tapa y cocina a fuego lento durante 30-45 minutos, hasta que el repollo esté tierno. Puedes agregar un poco más de agua si lo notas demasiado seco.

¡Listo! Tu chucrut casero está pronto. Es una versión fácil y económica, ¿verdad?.  Puedes guardar esta preparación en la nevera durante 2 semanas.